≡ Menu
Informe AMDA thumbnail

Informe AMDA

Las personas antisociales son quienes protagonizan los comportamiento más preocupantes en carretera

Según la DGT, el 35 % de los conductores sometidos a pruebas de drogas dan positivo. Ante estos resultados, AMDA ha elaborado un informe sobre drogas y conducción para determinar cuáles son las razones para que una persona llegue a poner su vida en riesgo y la de los demás usuarios de la vía de esta manera.

“Algunas personas tienen dificultades en detectar su nivel de intoxicación y cómo éste les afectará a la hora de conducir”, comenta Leticia Palomeque, psicóloga general sanitaria, “sin embargo, son las personalidades antisociales la que determinan los comportamientos más preocupantes para la seguridad vial”.

Uno de esos positivos detectados recientemente fue el de un conductor de un autobús que transportaba 60 pasajeros desde la localidad cordobesa de Hinojosa del Duque a Benalmádena dio positivo en cannabis. ➡ “Pueden ser personalidades irresponsables que incumplen las normas sociales con respecto a los comportamientos legales”, dice Palomeque en el informe para la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) y continúa, “curiosamente, suelen tener una ausencia total de remordimientos y se sienten indiferentes del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien. A menudo minimizan las consecuencias dañinas de su conducta o incluso sienten indiferencia. Toman las decisiones de manera irreflexiva según el momento, sin meditarlas antes y sin tener en cuenta las consecuencias para uno mismo o los demás.”

En la vida diaria, muchas personas abusan de las drogas para afrontar ciertas situaciones. Sin embargo, el cóctel drogas y conducción es uno de los grandes enemigos de la seguridad vial entre otras cosas por la falsa sensación que dan sobre el control que se puede tener del vehículo.

PENAS MAYORES

➡ La pena de prisión es de tres a seis meses de cárcel o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

Si es por negarse a someterse a las pruebas, las penas de prisión van de entre los seis meses y un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años. A este respecto, Leticia Palomeque añade que: “en muchos casos se trata de un déficit cognitivo debido a una falta de información sobre las consecuencias de conducir bajo el efecto del alcohol y las drogas, como la pérdida de reflejos que conlleva el consumo de algunas sustancias, y en otras se trata de un desconocimiento de las consecuencias legales. Estos conductores llegan a hacer razonamientos erróneos como –por ejemplo- si “todo el mundo lo hace, por qué no lo voy a hacer yo”. ➡ Lo perciben como algo común en la sociedad y, en algunos casos, desde la infancia lo han visto en familiares o conocidos”. Y concluye, “la sensación de control que se produce bajo el consumo de un nivel medio de alcohol y algunas drogas concretas (por ejemplo, cocaína) puede contribuir a que la persona crea que se encuentra en un estado óptimo para ponerse al volante”.

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR
· Los trucos que no sirven en un control de alcoholemia
· Ojo, con dos cervezas puedes dar positivo
· El 30 % de los conductores que pasan por un control de drogas da positivo

Next post:

Previous post: