≡ Menu
Conducción eficiente thumbnail

Conducción eficiente

10 sencillos consejos para ahorrar al volante

Una conducción eficaz puede suponer un gran ahorro en combustible tanto en el día a día como en los viajes largos. Aquí tienes unos sencillos consejos para que puedas ahorrar al volante. Gestos a los que pronto te acostumbrarás y que pueden suponerte un ahorro del 15% o 20%.

1.- COCHE A PUNTO. Si tienes tu automóvil a punto, consumirá menos combustible. Un nivel de aceite bajo aumenta el consumo. Los filtros sucios también penalizan el gasto.

2.- PRESIÓN CORRECTA EN LOS NEUMÁTICOS. Si está muy baja, la superficie de rodamiento será mayor y la capacidad de resistencia también. Esto contribuirá a que se desgasten antes y el vehículo gaste más combustible. Si los tienes que cambiar, opta por neumáticos ecológicos, de baja resistencia a la rodadura.

3.- CONTROLA EL CONSUMO. Si tu coche no dispone de ordenador de a bordo, para controlar el consumo puedes hacer tú mismo los cálculos periódicamente para comprobar que el consumo siempre es similar porque si no puede que haya algún problema mecánico. Y no dejes que el DEPÓSITO se vacíe del todo antes de repostar. Las impurezas del depósito empeoran el rendimiento. El combustible Premium no merece la pena, es más caro y no mejora el comportamiento. Antes de repostar, busca la estación de servicio de tu zona con el precio más barato, pero asegúrate que no tienes que hacer más kilómetros de los necesarios para ir a repostar.

4.- PROGRAMA EL NAVEGADOR. Si no sabes exactamente cómo se va a tu destino programa el navegador y si no dispones de uno busca en Google cuál es el mejor recorrido para llegar. Te ahorrarás dar vueltas innecesarias, con el gasto que ello conlleva. También infórmate si hay sitio para aparcar.

5. ARRANCA SIN PISAR EL ACELERADOR. A la hora de arrancar no pises el acelerador. Si tu coche es de gasolina puedes iniciar la marcha rápidamente, si es diesel conviene que esperes unos segundos (nunca minutos). Recuerda que la primera velocidad es sólo para salir, intenta engranar rápidamente la segunda y luego ir subiendo lo más rápidamente posible. Para ahorrar es muy importante rodar a tan bajas revoluciones como tu coche y el tráfico lo permitan y con la marcha más larga posible.

6.-NO ABUSES DEL AIRE ACONDICIONADO. Si pones la temperatura entre 21 y 22 grados no gastarás de más. Recuerda que las ventanillas abiertas aumentan la resistencia y con ello el consumo, aunque en el tráfico urbano y lento conviene más abrir la ventana que tener activado el aire acondicionado.

7.- CONDUCE CON SUAVIDAD. no hay que abusar del acelerador, ni de los frenos o del cambio. O sea, conduce con suavidad. Si tu vehículo tiene control de marchas, sigue al pie de la letra sus indicaciones. Si no, intenta conducir con una marcha larga engranada, pero ten presente que así el motor tendrá menos fuerza (en un adelantamiento o situación comprometida). Recuerda, también, que rodar en punto muerto sí consume. Al decelerar, deja la marcha engranada, el consumo será nulo. Utiliza el freno con eficacia, aprovecha al máximo la inercia del coche en la marcha adecuada. Y no abuses pisando el embrague.

8.- SÍ A LA TECNOLOGÍA STOP/START si no tienes sistema stop/start no se te ocurra parar el motor a no ser que la retención sea de más de un minuto. Arrancar el coche de forma manual consume mucho, pero si tu automóvil dispone de tecnología de arranque y parada automático tenlo activado, ahorras mucho en el tráfico urbano. Su sistema de activación y desactivación no ‘tira’ del motor de arranque.

9.- CUIDADO CON EL EXCESO DE PESO, aumentará el consumo. Retira del maletero todo lo que no necesites. Acostúmbrate a no usar el portaequipajes como si fuera un armario. También penalizan el consumo las barras del techo, los portaesquíes o las bacas, aunque estén vacías.

10.- VELOCIDAD MODERADA. Recuerda que la mejor velocidad para consumir poco es entre 90 y 100 km/h pero ten en cuenta que debes adaptarte al ritmo de la vía para no entorpecer la circulación de los demás. En las autovías ponte a la derecha y deja paso a los que van más rápido. El consumo se disparará si aprietas el acelerador.

Seguir estos consejos puede suponer un gran ahorro pero por encima de todo hay que tener en cuenta las circunstancias del TRÁFICO. A veces no es posible rodar con la marcha más larga, en un adelantamiento por ejemplo, sin comprometer la seguridad. Tampoco hay que forzar el motor y ‘dejarle ahogarse’ por no reducir la marcha. También tienes que tener presente que no es lo mismo conducir un modelo de gasolina que un diesel. En definitiva, que ante cualquier duda lo que hay que hacer es seguir el SENTIDO COMÚN para no comprometer la seguridad ni la mecánica. 

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR
· 
Once claves para viajar por carretera
· Equivocarse al repostar, un despiste que te costará caro
· La presión de los neumáticos debe revisarse al menos una vez al mes