≡ Menu
Citroën C4 Cactus thumbnail Citroën-C4-Cactus

Citroën C4 Cactus

Interesante opción con precio y consumos muy atractivos

Probamos el Citroën C4 Cactus, un modelo diferente, por su aspecto, por su equipamiento, por su comportamiento y hasta por su concepto de vehículo,intermedio entre un todocamino, un monovolumen y un modelo compacto. Es una mezcla extraña pero bastante útil, con un precio razonable y con unos consumos muy, pero que muy bajos.

Lo primero que le hace diferente es su estilo con sus airbumps, una especie de almohadillas exteriores de color negro que incorporan en su interior pequeñas cápsulas de aire. Con ello, estas zonas de la carrocería pueden aguantar pequeños golpes habituales en la ciudad y evita con ello visitas al taller. Pero lo más importante es que estos elementos le dan una personalidad muy marcada al coche. Lo más importante es que no se ofrece un C4 Cactus sin estos airbumps.

GALERÍA DE IMÁGENES (Haz click sobre la foto para ampliar)


Los airbumps son la primera gran diferencia, pero también lo es su estilo todocamino. Esas protecciones frontales y laterales, y también la de los pasos de rueda le dan un aspecto de vehículo con ciertas posibilidades camperas. Estas, por cierto, se limitan a una altura ligeramente mayor al suelo frente a un modelo compacto convencional, pero no ofrece ni como una opción la tracción 4×4.

Todo esto, sus airbumps, sus protecciones en los pasos de rueda y demás, le dan un aspecto único en el mercado, pero aún así la marca quiere reforzar un aspecto diferente y para ello incorpora unos colores muy llamativos. Sobre todo, y como un buen ejemplo el de nuestra unidad de pruebas, un amarillo muy exagerado.

Vamos, que al menos exteriormente, y antes de comenzar a rodar con él, ya tenemos un coche revolucionario, diferente y con personalidad, que es el objetivo buscado por la marca francesa. Y su interior sigue la misma dirección. Los asientos son de buena calidad, pero suponen un estilo diferente al del resto de vehículos. Si en otros coches los asientos delanteros son independientes, aquí se juega con un estilo sofá, en el que encontramos un asiento corrido delante.

El salpicadero es también ‘extraño’. Lleva un cuadro de instrumentos reducido a la mínima expresión y con una pantalla en el punto de mira del conductor con solo tres o cuatro datos, en el que destaca la velocidad en forma digital. Y lleva algunos testigos, pero digamos que es excesivamente austero. Pero a su lado, la mayor parte de las versiones, menos la de acceso, y en concreto la que nosotros hemos probado, llevan de serie una pantalla central táctil de 7 pulgadas con navegador y en la que se agrupan casi todas las funciones, hasta la cámara de marcha atrás.

Otra de las novedades que llaman la atención es su guantera, situada en la parte superior del salpicadero pero con apertura hacia arriba. Para poder llevar la guantera así, como no la lleva ningún otro coche actual, los técnicos han tenido que desarrollar un airbag en el techo para dejar libre ese sitio para poder guardar cosas.

El puesto de conducción tiene aún más novedades. Por un lado la palanca del freno de mano tiene una forma un poco extraña y también encontramos una palanca de cambios muy extraña en nuestra unidad de pruebas, que estaba equipada con el cambio manual pilotado. La “palanca” en realidad son tres botones situados en la consola central por debajo de la pantalla táctil. En ella solo encontramos un botón ‘D’ para ir hacia adelante, un ‘R’ para ir hacia atrás y el punto muerto ‘N’.

El equipamiento también tiene su filosofía propia. No es un coche escaso en este sentido, pero sí tiene varias lagunas en cuanto a seguridad, ya que no ofrece el sistema de frenado automático en ciudad o la alerta de cambio de carril. Y hay algunos detalles que le faltan, como un plafón de luz para la parte trasera o asideros en la parte superior del vehículo. Lo que la marca dice es que ha buscado eliminar todo lo superfluo, pero depende mucho de cada usuario qué es lo realmente superfluo.

INTERESANTE MOTOR E-HDI DE 92 CV
Vayamos ya con su mecánica. Nuestra unidad de pruebas iba equipada con un motor e-HDi de 92 caballos con el cambio manual pilotado que resulta muy eficaz. Permite al Cactus moverse con soltura en el tráfico urbano y también por carretera se mueve muy bien, con agilidad, gracias sobre todo a su peso bastante ajustado, de 1.150 kilos.

Y lo mejor de todo es su cifra de consumo. El valor homologado para esta versión es de 3,5 litros que para un vehículo como este de cinco plazas y con un habitáculo bastante amplio es muy interesante, aunque a un conductor convencional siempre le consumirá un poco más.

El motor es muy bueno, ofrece una buena capacidad de aceleración pese a su potencia de sólo 92 caballos y mueve con bastante soltura al Cactus. En cuanto a su caja de cambios, esta versión solo puede llevar el cambio manual pilotado. Si queremos un Cactus diesel con cambio manual tendremos que irnos al BlueHDI de 100 caballos.

Por lo que se refiere al cambio, es la segunda generación de este tipo de caja de accionamiento asistido, de seis marchas y sin pedal de embrague, y se han mejorado las transiciones entre marchas. Con una conducción tranquila, su comportamiento resulta muy suave y agradable y quizá es la conducción a la que más se adapta este modelo fabricado en la planta madrileña de Villaverde. Si vamos más deprisa, el cambio dará algunos tirones.

Y siempre tendremos la posibilidad de manejar el cambio mediante las levas en el volante. Estas son de las buenas porque están sujetas en la columna de la dirección y no se mueven de forma solidaria con el volante.  Con ello se evitan errores. La leva de la derecha sirve para subir marchas, mientras que la izquierda es para bajarlas. Y su accionamiento es bastante rápido y permite mejorar el ritmo de marcha, pero sin excesos.

Tiene unas suspensiones bastante blandas, y por ello muy confortables, pero su estabilidad está muy bien lograda sin balanceos.

Es un coche interesante, diferente, en el que encontramos diversas lagunas de equipamiento, como la ausencia de climatizador o de faros de xenón o de arranque sin llave que no se pueden montar ni como opción, pero que representa un concepto de coche bastante lógico. Las personas que viajan en su interior cuentan con un habitáculo bastante amplio y con un  maletero muy razonable. Y los desplazamientos se hacen muy cómodos.

Por todo ello, creo que es un vehículo ideal para el entorno rural, en el que el precio, la robustez de su habitáculo y esas ciertas posibilidades de uso fuera del asfalto le dan un interesante valor añadido. Solo quería terminar diciéndoles una cosa, el Cactus de Citroën no es un modelo que pase desapercibido. Es un coche que a unos les gusta mucho y a otros no les gusta nada.

DATOS TÉCNICOS
CITROËN C4 CACTUS e-HDI 92 CV

Motor: Diesel. Inyección directa ‘Common rail’. Turbo e intercooler
Cilindrada: 1.560 c.c.
Potencia máxima: 92 CV / 3.750 rpm.
Par máximo: 230 / 1.750 rpm
Dimensiones (largo/ancho/alto): 4.1.75 / 1.729 / 1.480 mm
Distancia entre ejes: 2.595 mm
Capacidad del maletero: 358 litros
Cambio: Automática 6 velocidades
Tracción: Delantera
Velocidad máxima: 176 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,4 segundos
Consumo medio homologado: 3,5 litros/100 km
Emisiones de CO2: 92 g/km
Precio: 16.650 euros.

Fotos: Carlos Cancela

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies