≡ Menu
Siete afecciones que perjudican tus aptitudes para conducir thumbnail cansancio-al-volante

Siete afecciones que perjudican tus aptitudes para conducir

Conducir supone un esfuerzo para nuestro organismo y por ello hay que estar en la mejor forma posible. Ciertas patologías pueden disminuir la capacidad de los conductores, lo que supone un peligro para ellos y el entorno. ¿Sufres alguna de ellas? Mira, esto es lo que puede pasar.

FOBIAS, ANSIEDAD, ESTRÉS

Los últimos datos del INE señalan que más de un 6% de la población tienen algún tipo de fobia, y una de ellas, afecta a la conducción: la amaxofobia, o el miedo a conducir. Algunos informes señalan que 1 de cada 9 conductores sufren ➡ ansiedad al volante, y que incluso el 20% deja de conducir a consecuencia de ello.

Este tipo de trastornos afectan sobre todo a aquellas personas que han sufrido un accidente o un episodio trágico mientras conducían. También a las que padecen brotes de ➡ ansiedad y estrés, que se agravan al subirse al coche. Las sesiones de relajación, hipnosis o la reestructuración cognitiva son los tratamientos habituales, que eligen las personas que lo padecen.

ALERGIAS

Se calcula que en España son más de 14 millones las personas que padecen algún tipo de alergia. Conducir bajo los efectos de este tipo de alteraciones puede ser un problema cuando hay que enfrentarse a estornudos, ojos llorosos o moqueo y, como consecuencia, a la pérdida de concentración en la carretera. No en vano, una serie de estornudos continuados puede provocar la pérdida la atención al volante hasta 30 segundos.

Teniendo en cuenta que ➡ circulando a 100 km/h recorremos hasta 28 m cada segundo, podemos llegar a conducir sin la atención suficiente durante más de 800 metros.

DEPRESIÓN, APATÍA, TRISTEZA

La desgana, apatía, tristeza o sensación de malestar son algunas de los signos que manifiestan quienes padecen depresión. Esta es una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, según la OMS.

Quienes padecen este tipo de enfermedad pueden sufrir trastornos de sueño, y pérdida de interés por las cosas, lo que afecta directamente a su capacidad de conducción.

Los medicamentos que se utilizan para el tratamiento tienen contraindicaciones que pueden resultar perjudiciales. Por ello, la DGT suelen recomendar a quienes la padecen que eviten ponerse al volante.

DIABETES

Los pacientes de diabetes también se encuentran limitados. Según la DGT, el factor que se asocia a mayor riesgo de accidentalidad de tráfico en diabéticos es tener antecedentes recientes de hipoglucemia severa.

En general, se cree que los diabéticos de tipo I suelen tener mayor riesgo de accidente que los de tipo II.  La licencia de conducción de los conductores no profesionales (AM, A1, A2, A, B, B+E) con diabetes tipo 1 y 2, independientemente de si se tratan con insulina o con fármacos hipoglucemiantes, tiene un período máximo de vigencia de 5 años, tras los cuales se deberá volver a renovar el permiso de conducir.

ANEMIA

Este tipo de enfermedad se produce por falta de hierro y vitaminas, y quienes la sufren de tipo severo pueden sentir fatiga, mareos, sudoración o taquicardias. Estos son síntomas que al volante pueden ser altamente peligrosos. Por ello, es recomendable no coger el coche o, al menos, consultar al médico.

PÁRKINSON, ALZHEIMER

Aquellas personas que padecen enfermedades como la esquizofrenia, Alzheimer o párkinson suele padecer rigidez muscular, temblores o alteraciones de la mente. ➡ El Reglamento General de Conductores no permite conducir a quienes padecen este tipo de enfermedades que afectan al sistema motor, sensorial o de coordinación.

APNEA DEL SUEÑO

Se trata de la interrupción de la respiración tras conciliar el sueño y precedida de un ronquido fuerte e intenso que dura unos 10 segundos. Si este proceso se repite 5 veces durante el sueño se denomina Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño. Las consecuencias son dolores de cabeza matinales, somnolencia, déficit de atención, u otros más graves como presión arterial alta, insuficiencia cardiaca o accidentes cardiovasculares.

Quienes tienen este tipo de alteración puede poner en peligro la seguridad vial y por lo tanto necesitan presentar un informe médico favorable para la obtención o renovación del carné de conducir.

Y OJO CON EL EFECTO DE LOS MEDICAMENTOS

Además de esto, hay que tener en cuenta que los tratamientos de estas enfermedades y algunas otras más comunes, como un resfriado, por ejemplo, pueden disminuir las capacidades para conducir. Esto es debido a que los medicamentos pueden producir sueño, visión borrosa, falta de concentración, hiperactividad, confusión… ➡ Estos efectos de los medicamentos pueden, además, acrecentarse si se consume alcohol o drogas al mismo tiempo.

· Así afectan los medicamentos a la conducción 

(Este reportaje ha sido elaborado con información que nos facilitó Trive, el primer y único marketplace multimarca)

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR

· ¿Qué hacer para que la alergia no te impida conducir?
· Cinco reglas de oro para combatir la alergia a bordo
· La mayoría de los conductores admite no descansar cuando tiene sueño
· Cómo luchar contra la somnolencia al volante

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies