≡ Menu
Alcohol y conducción thumbnail Alcohol y conducción

Alcohol y conducción

Los trucos que no sirven ante un control de alcoholemia

Todos hemos oído alguna vez sobre algunos trucos para no dar positivo en un control de alcoholemia y, algunos, también los practicas. Pues bien, tienes que saber que esos ‘remedios’ no funcionan. 

😯 Entre las creencias más populares para contrarrestar los efectos del alcohol cara a un control de alcoholemia están algunos tan variopintos como:  beber o chupar granos de café, esperar dos horas para coger el coche, tomar chicles y caramelos, beber agua o hacer ejercicio… y también otros tan insólitos como: beber aceite, tomar pasta de dientes, comer césped, chupar baterías de litio o monedas de cobre, vomitar y soplar despacio por el alcoholímetro…

Sin embargo, según el estudioMitos y falsas creencias sobre los controles de alcoholemia‘ efectuado por Línea Directa y FESVIAL en 2014 ninguno de esos trucos funciona.

En este trabajo se entrevistó a 1.260 conductores y se probaron  los efectos de estos ‘remedios’, con el resultado de que ninguno de ellos fue efectivo.

Una de las conclusiones más sorprendentes de este estudio es que, ➡ alrededor de 8 millones de conductores españoles (un 30% del total) creen en la existencia de esos trucos para burlar los controles de alcoholemia.

UN 10 % DICE QUE HA UTILIZADO ALGUNO DE ESTOS MEDIOS

Según el informe, casi la mitad de los conductores españoles (44%) había oído hablar de la existencia de estos trucos. Asimismo, unos 2,6 millones de conductores, alrededor del 10%, reconocía haber utilizado alguno de estos métodos para no dar positivo. ➡ Y el 2,5 millones de conductores españoles aprobaban su utilización para burlar la prueba de alcoholemia (9%).

El perfil del conductor más propenso a aceptar estas creencias es el de un hombre de 18 a 29 años, que utiliza herramientas tecnológicas (Whatsapp, Internet o redes sociales) para evitar los controles de alcoholemia y que reconoce haber conducido bajo los efectos del alcohol.

Por Comunidades Autónomas, los conductores vascos parecen ser los que más conocen la existencia de estos mitos, mientras que los de La Rioja, Asturias y Cantabria son los que menos. En cuanto a su efectividad, los madrileños parecen ser los que creen más efectivos estos trucos para no dar positivo y los gallegos y vascos, los más escépticos.

Alcohol y conducción

PRUEBA PRÁCTICA: REMEDIOS QUE NO FUNCIONAN
Tras realizar la encuesta, Línea Directa testó su efectividad real probando estos remedios en un hombre de 75 kilos y en una mujer de 69 kilos, a los que se les ha dado cerveza, vino y combinados (ginebra o vodka con refresco) hasta alcanzar la tasa máxima permitida (0,25 mg/l de aire espirado). ➡ Ninguno de los trucos del imaginario colectivo que se han testado en los conductores funcionó. 💡 El único ‘truco’ que funciona para dar negativo en un control de alcoholemia es no haber bebido nada de alcohol.

TASA DE ALCOHOLEMIA
La tasa de alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l) o en miligramos por litro en aire espirado. Sus límites son: 0,25 mg/l de aire espirado para la sanción administrativa (0,15 para conductores noveles y profesionales) y 0,6 mg/l para el delito penal.

Sin embargo, 2 de cada 3 conductores españoles desconoce cuál es la tasa máxima permitida, porcentaje que asciende hasta el 94% en el caso de los que no saben el límite del delito.

Los hombres y los menores de 30 años son los que más al tanto están de ambas tasas, pero también son los que en mayor medida (32%) reconocen haberse puesto alguna vez al volante creyendo que darían positivo en un control.

HASTA 600€ DE MULTA Y PENAS DE PRISIÓN
➡ Las consecuencias de este positivo pueden ser graves. En el caso de la infracción administrativa, el positivo puede conllevar la retirada del carné durante 3 meses y una multa de entre 302 y 602 euros. Unas sanciones que se elevan considerablemente en el caso de delito: penas de prisión de 3 a 6 meses o una multa económica a pagar entre 6 y 12 meses o, en su caso, trabajos en beneficio de la comunidad y retirada del carné entre 1 y 4 años.

A pesar de que la mayoría de los españoles reconocen que los controles de alcoholemia son útiles en la lucha contra la accidentalidad, el 16% pone en duda su efectividad y el 66% cree, en mayor o menor grado, que tienen un fin recaudatorio. Además, un 47% de los conductores piensa que se realizan demasiados.

Los encuestados de entre 30 y 39 años –curiosamente, los que mayor índice de mortalidad presentan en accidentes de tráfico causados por el alcohol– son los que se muestran más de acuerdo con la supuesta finalidad económica de los controles.

El alcohol y la conducción son grandes enemigos y los datos lo demuestran: el 35% de los conductores fallecidos da positivo en alcohol, un factor que multiplica por 9 las posibilidades de sufrir o provocar un siniestro. No te la juegues.

Next post:

Previous post: