≡ Menu
Seat Ibiza FR 1.2 TSI thumbnail

Seat Ibiza FR 1.2 TSI

Como un guante

En Motor y punto hemos tenido la oportunidad de probar el Seat Ibiza SC 1.2 TSI de 105 CV con el cambio DSG de 7 marchas y acabado FR, una combinación muy dinámica e interesante en lo que a prestaciones y consumo se refiere.

En general nos ha gustado este Seat Ibiza SC 1.2 TSI de 105 CV con el acabado FR. Muy cómodo, fácil de conducir, con brío y parco en consumos. Además, la carrocería de tres puertas le dotaba de un aire más joven a la vez que deportivo y su caja de cambios DSG, nos ha parecido todo un acierto para un vehículo de estas características.

La siglas FR, Fórmula Racing, en la gama de Seat designa unas versiones con un acabado de corte deportivo y muy juvenil. Esta denominación FR se ofrece con distintas motorizaciones. En principio las siglas FR designaban versiones deportivas aunque algo menos radicales que los Cupra, pero muy dinámicos. Pero ahora han evolucionado hacia variantes con una estética deportiva pero con una mecánica muy racional.

Así, el Seat Ibiza FR 1.2 con el cambio DSG de 7 marchas es una combinación perfecta para los usuarios más jóvenes que raras veces necesitan las cinco plazas del habitáculo. En este sentido la estética es muy llamativa sobre todo en su parte trasera con esa caída que llama la atención.

Una estética que tiene su contrapartida en la utilización del coche. La puerta lateral es bastante grande y la maniobra de echar el asiento hacia adelante resulta muy fácil de hacer. Pero el espacio en esa parte trasera es pequeño y a la anchura limitada lógicamente por sus dimensiones externas se añade otra como es la poca altura disponible. En definitiva, que las plazas delanteras son muy buenas, pero las traseras son algo justas y con un acceso limitado.

El PUESTO DE CONDUCCIÓN CÓMODO. Un buen cuadro de instrumentos, con pocos datos pero muy claros y fáciles de controlar. Dos relojes grandes y una pantalla central en la que podremos tener las principales informaciones de nuestro viaje, de consumo, de autonomía, etcétera.

Y opcionalmente la marca española ofrece el Seat Portable System, un equipo de navegador perfecto. El coche lleva en la parte central del salpicadero, arriba y cerca del parabrisas, una tapa que se retira y se enchufa muy fácilmente este sistema que es una tablet con pantalla táctil de 5 pulgadas. En ella hay información del navegador, pero también permite obtener una completa información del vehículo, del consumo, un cuentavueltas, etcétera.

Una opción interesante y mucho más económica que un navegador convencional instalado en el coche, ya que solo cuesta 425 euros y se puede sacar del coche y utilizar cuando estamos paseando, por ejemplo.

Los asientos delanteros son muy buenos, con una gran sujeción del cuerpo en zonas viradas. Y es que esas dos plazas tienen grandes protecciones laterales que sujetan muy bien el cuerpo en cualquier situación, por deprisa que vayamos. Y además son muy llamativos y denotan sensación de calidad.

El motor de nuestra unidad de pruebas es el 1.2 TSI de 105 CV de gasolina. Es un propulsor que funciona muy bien, que resulta suave en la forma de entregar el par, que requiere poco manejo del cambio y que a todo esto añade un consumo bastante razonable. Es también un propulsor muy elástico, ya que ofrece su par motor máximo desde las 1.500 vueltas y que llega hasta las 4.100 revoluciones. Es, por ello, un motor muy plano, que siempre funciona igual con independencia del régimen de giro.

Seat-Ibiza-FR

Pero ojo, es un motor en el que la presión sobre el pedal del acelerador se deja sentir muy rápido en el consumo. El valor homologado para este modelo en el ciclo mixto es de 5,3 litros, una cifra razonable si tenemos en cuenta que se trata de un gasolina bastante ágil. Conduciendo con suavidad se puede estar por debajo de los seis litros prácticamente siempre, si tenemos un poco de cuidado con la presión sobre el acelerador.

Cuando queremos andar más rápido, cuando buscamos ir más deprisa y sacar más partido a los 105 caballos del propulsor, entonces el coche se mueve con mucha más agilidad pero la cifra de consumo también se dispara y puede llegar a valores altos, rondando los ocho litros que es una cifra elevada para un vehículo pequeño como este. En cualquier caso es un motor muy agradable, muy suave y con un nivel de ruido muy bajo que en ocasiones nos hace dudar si realmente está en marcha.

Otra opción, que a nuestro juicio merece la pena, es el CAMBIO DSG. El sobrecoste en este caso es de 1.150 euros pero se gana mucha calidad de vida cada día, sobre todo si nuestros recorridos habituales transcurren por zonas urbanas con mucho tráfico.

El DSG del Ibiza es la variante de siete marchas. Y resulta muy bueno, siempre. Si queremos hacer una conducción muy tranquila y confortable, propia de un atasco, entonces solo hay que poner la D y por si solo se ocupa de manejar las marchas. Si nos fijamos un poco en la pantalla del cuadro de instrumentos veremos la indicación de D1, luego D2, D3 etcétera. A los pocos segundos de arrancar de un semáforo ya estaremos rodando en quinta o en sexta, con el mínimo de consumo y sin ninguna molestia.

Cuando se buscan más prestaciones pero se quiere seguir en modo automático solo hay que seleccionar la S y los cambios se realizan a más vueltas, con un mayor aprovechamiento de la parte más alta del cuentavueltas, pero también con un mayor consumo de carburante. Y para cuando uno quiere darse el gustazo de llevar un cambio manual, esta caja lleva sus levas en el volante que completan el círculo de este buen DSG.

Son LEVAS que van solidarias con el volante en la parte superior del brazo central. La de la derecha para subir marchas y la de la izquierda para bajarlas. Son levas un poco pequeñas, pero buenas en su manejo. Y ya que les hablo del volante, que no se me olvide comentarles que éste está achatado por su parte inferior, lo que le da un toque deportivo, que se ve refrendado con las siglas FR puestas en esa zona.

Este Seat Ibiza FR tiene una carrocería llamativa ideal para los clientes más jóvenes, un buen motor de consumo ajustado y con muy buenos niveles de ruido y vibración. Pero lo mejor de todo es su equilibrio general y su comportamiento en carretera y en ciudad. Por sus dimensiones contenidas, 4,06 metros de longitud y 1,69 metros de anchura, se mueve con una gran soltura en el tráfico urbano, donde su peso limitado juega a su favor.

Pero en carretera el Ibiza SC con este motor demuestra un comportamiento ágil y muy seguro. Las suspensiones son lo suficientemente firmes como para ofrecer una buena estabilidad, pero sin renunciar al confort de marcha, clave en un tipo de coche como este, de uso diario. No hay rebotes de suspensión, ésta ofrece un funcionamiento muy agradable incluso en zonas con muchos baches.

Y su conductor, desde el primer momento siente que el coche que lleva en sus manos es como un guante que se adapta perfectamente a lo que necesita en todo momento.

Fotos: Carlos Cancela

DATOS TÉCNICOS
SEAT IBIZA 1.2 TSI DSG

Motor: Gasolina. Inyección directa. Turbo.
Cilindrada: 1.197 c.c.
Potencia máxima: 105 CV / 5.000 rpm.
Par máximo: 175 / 1.540 a 4.100rpm
Dimensiones (largo/ancho/alto): 4.066 / 1.693 / 1.424 mm
Distancia entre ejes: 2.469 mm
Capacidad del maletero: 262 litros
Cambio: DSG 7 velocidades
Tracción: Delantera
Velocidad máxima: 190 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,7 segundos
Consumo medio homologado: 5,3 litros/100 km
Emisiones de CO2: 124 g/km
Precio: 19.070 euros.

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies