≡ Menu
Rolls Royce Wraith thumbnail Rolls-Royce-Wraith

Rolls Royce Wraith

Lujosos como un Rolls, deportivo como un BMW

Rolls Royce estrena su nuevo coupé de cuatro plazas, el Wraith, un automóvil que aúna lo mejor de la marca británica en cuanto a lujo y clase pero que incorpora un elemento esencial en un vehículo de este tipo, la deportividad, no en vano Rolls pertenece al grupo BMW.

El Wraith ha sido diseñado con una línea estilizada y con dos puertas para enfatizar un nuevo estilo y así se ha convertido en el Rolls más deportivo y juvenil de todos los tiempos. Montado sobre bastidor del Ghost, el nuevo modelo presenta una carrocería bitono y dos puertas de apertura hacia atrás, además de unas ventanillas con altura limitada.

Este estilo actual y cosmopolita se puede ver en sus dimensiones, 5.269 mm de largo, 1.947 mm de ancho y 1.507 mm de alto, con un eje trasero 24 mm más ancho que el del Ghost y una batalla de 3.112 mm, 183 mm más corta que aquel. Además, hay que destacar su centro de gravedad que se sitúa 50 mm más bajo que el de su hermano. En cuanto al peso, 2.360 kg.

El Rolls Royce Wraith, con el que esta exclusiva marca completa su gama, no escatima detalles lujosos y de gran clase. Para personalizar el exterior se puede elegir entre tres tipos de llantas: de 20 y 21 pulgadas poro con distintos acabados.

PIEL, MADERA, ESTRELLAS…
En el interior de este coupé de dos puertas y cuatro plazas, la piel y madera de primera calidad configuran un habitáculo sin igual. El confort de los pasajeros está asegurado ya que pese a tener dos puertas, el vehículo mide más de cinco metros de largo y el sistema de apertura de sus puertas, en sentido contrario a lo habitual, facilita el acceso a las plazas traseras. Una vez acomodado dentro del Wraith solo hay que apretar un botón para que las puertas se cierren automáticamente sin que el pasajero tenga que intervenir.

El techo se ha diseñado como si fuera el cielo, con 1.340 puntos de luz para que el pasajero pueda simular que viaja bajo un gran cielo estrellado. 

Debajo del capó del Wraith se esconde el motor más potente jamás utilizado por un Rolls, un V12 de 625 CV, con un par máximo de 800 Nm disponible desde 1.500 rpm. Es una evolución del que equipa del Phantom y va asistido por un cambio ZF automática de ocho marchas.

La caja de cambios va gestionada por satélite, una nueva tecnología mediante la cual cuando va circulando el vehículo sabe en todo momento lo que se va a encontrar por delante y así puede gestionar los cambios de una manera más rápida y eficaz. Por ejemplo, cuando llega a una zona de curvas, el cambio está preparado para reducir una o dos marchas ante la más mínima frenada del conductor. El coupé de Rolls también incorpora, como otros modelos de la marca, un marcador en el que se indica el porcentaje de potencia disponible en cada momento.

Con este propulsor, el Rolls Royce Wraith acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos, con una velocidad máxima auto-limitada a 250 km/h.

PANTALLA DE 10,3 PULGADAS
En cuanto a conectividad, el Wraith incorpora un navegador, con pantalla de 10,3 pulgadas que se maneja mediante la voz. Así, el conductor solo tiene que darle la orden de dónde quiere ir. Para la información del tráfico en tiempo real, utiliza datos de usuarios de móviles y que actualiza cada tres minutos. Con este equipo se puede enviar e-mails de forma segura, ya que también se pueden dictar en vez de escribir.

El equipo de sonido de serie incorpora 18 altavoces y tiene una potencia máxima de 1.300 watios. Un equipo de sonido más potente se puede pedir opcionalmente.

Entre el equipamiento de seguridad de este coupé: el sistema pre-crash que detecta cuando se puede producir un accidente y permanentemente ofrece la máxima protección a los ocupantes y también un sofisticado sistema de visión nocturna.