≡ Menu
Comprar un coche nuevo: claves para elegir bien y al mejor precio thumbnail comprar-un-coche

Comprar un coche nuevo: claves para elegir bien y al mejor precio

Comprar un coche no es algo que se pueda hacer a la ligera. Es una gran inversión que necesita ser meditada. En estos tiempos que corren no es fácil decidirse y ya no solo hablamos de modelos, sino también de opciones de motorización o de equipamiento de seguridad o conectividad.

Por eso, desde aquí queremos darte alguna claves para que elijas bien y al mejor precio posible.

➡ AJÚSTATE A TU PRESUPUESTO

Para empezar tienes que establecer el presupuesto con el que vas a contar. Y si es posible atente a él lo más ajustadamente que puedas.

⇒ La primera clave para conseguir un buen precio es  distinguir entre estas dos preguntas: ¿Qué tipo de coche quieres? o ¿qué tipo de coche necesitas? Si eres una persona práctica no te dejarás llevar por el diseño o las modas y te comprarás un coche más de acuerdo con tus necesidades.

⇒ Si es así, piensa para qué quieres el coche: Urbano, familiar, para el trabajo… La mayoría de las veces el coche debe servir ‘para todo’, por ello los compactos son los que más se venden. Coches con cierta amplitud y que lo mismo sirven para el tráfico urbano que para hacer un largo viaje.

Sin embargo, la elección ahora no es fácil porque el mercado cada vez se diversifica más y nacen nuevos tipos de coches que también se han diseñado para satisfacer todas las necesidades. Hablamos de los SUV, o esos vehículos algo más altos y con una gran versatilidad interior, y que ahora están tan de moda. La lista de vehículos de este tipo es interminable.

➡ UN VISTAZO A LAS OFERTAS

Por ello, te aconsejamos que antes de dar el paso, de comprar un coche eches un vistazo a las ofertas, a la financiación que te ofrecen y también a la atención y precios posventa. Echa un vistazo por internet, configura el coche que te interesa y cierra el precio. Con este presupuesto puedes ir al concesionario y pedir el modelo elegido.También es interesante ver si valoran tu coche usado.

💡 Una vez en la tienda intenta que te lo dejen probar el coche antes de comprarlo.

 ➡ NO TE ENTUSIASMES CON EL EQUIPAMIENTO

El equipamiento suele encarecer mucho el precio final. A veces el comercial del concesionario te muestra las bondades de esto o aquello y al final, picas.

⇒ Nuestro consejo es que inviertas en seguridad. No escatimes en ayudas a la conducción, cuantas más mejor.

Si puedes equipa tu coche con estos sistemas que ya son IMPRESCINDIBLES:
dispositivo manos libres o control por voz
⇒ frenada de emergencia
⇒ control de ángulo muerto
aviso de cambio de carril
aviso de tráfico trasero
airbags, cuantos más mejor
control de velocidad
luces automáticas

El ABS, ESP y control de presión de neumáticos ya son obligatorios en todos los coches nuevos, que no te los ‘vendan’ como una opción que te regalan. También es obligatoria la llamada de emergencia.

Aquí te damos una lista del equipamiento QUE ENCARECE y que si lo piensas bien no es necesario:
⇒ Ojo con los equipos multimedia. Estos suben mucho el precio y no todos son necesarios. Mejor no pidas navegador. Si lo necesitas, uno portátil te será más barato y más útil.
⇒ También encarecen los asientos de cuero, un incordio en verano cuando aparcas al sol y poco prácticos en general porque no sujetan bien el cuerpo.
⇒ El techo practicable es otro accesorio que es poco útil. En un país como el nuestro que hace tanto sol, la mayoría de las veces lo llevarás cerrado.
⇒ Las ruedas más anchas perjudican el consumo, mejor las que ofrezcan de serie. Muchas marcas cobran la rueda de repuesto normal, si es así pide la de galleta. Es más barata y ocupa menos espacio, pero no optes por el kit antipinchazo, en la práctica no sirve para mucho.
⇒ La pintura metalizada también sube el precio y es más costosa la operación a la hora de repararla.  También suben el precio el botón de arranque, los alerones y embellecedores, el freno de mano eléctrico…

 ➡ ¿QUÉ MOTORIZACIÓN?

Una vez que hemos decidido el equipamiento vamos con el motor. Antes tenías solo dos opciones: diésel o gasolina. Pero ahora el abanico es mucho más amplio: híbrido, híbrido enchufable, eléctrico, a gas…

Con los aires que la nueva movilidad está dando al sector del automóvil, comprar ahora mismo un diésel ya no es una opción tan clara como antes. Eso de que siempre hay que comprar diésel es un error y más ahora que las grandes ciudades amenazan este tipo de combustibles en sus protocolos anticontaminación.

⇒ Si lo que buscas es un coche pequeño o para hacer pocos kilómetros al año, te será más útil una versión de gasolina. No desestimes la eficacia de los nuevos propulsores de tres cilindros, poco ruidoso, eficientes y muy económicos.

⇒ Pero sin duda, los nuevos reyes de la ciudad son los eléctricos porque no contaminan con su utilización. El problema es que tienes que disponer de un enchufe para recargarlo. Si lo tuyo es un coche para hacer grandes viajes, tienes que tener en cuenta la autonomía que te ofrezca el modelo. Con cada generación se aumentan las posibilidad pero aún es un tema a tener en cuenta.

⇒ Un diésel es una alternativa válida para rodar muchos kilómetros al año y sobre todo en carretera. Si circulas por ciudad, olvídate. Los protocolos anticontaminación pueden hacerte la vida imposible. Una versión diésel suelen ser más cara que la similar de gasolina, las posibilidades de avería son mayores y el mantenimiento es más costoso, además de que su precio de reventa está cayendo en picada últimamente. No es cierto que los diésel contaminen más que los gasolina, siempre que hablemos de coche nuevos. Los que sí ensucian mucho el medio ambiente son los modelos viejos sea cual sea su motor.

⇒ Optar por un modelo híbrido es muy interesante. Son modelos con prestaciones y muy eficientes en consumo y emisiones. Los hay en todos los segmentos. Se ofrecen híbridos puros o híbridos enchufables. Los primeros son más asequibles. Este tipo de vehículos tiene muchas ventajas entre ellas la de entrar en las ciudades cuando se activan los protocolos antipolución. Los enchufables requieren un lugar para cargar pero son muy eficientes en lo que a contaminación se refiere.

⇒ Otra opción que gana enteros es la de los coche de gas. Hay dos posibilidades: GLP y GNC. A la hora de conducirlos no hay ninguna diferencia. Utilizan dos tipos de combustible, el gas y también la gasolina. El cambio de uno a otro se hace sin que el conductor lo perciba. En ambos casos el precio del modelo es algo superior a un coche de gasolina o híbrido (unos 2.000 euros a versiones similares), aunque hay que estar atento a las ofertas de las marcas porque suelen hacer muy buenos descuentos.

Un modelo a gas disfruta de mucha autonomía a menor precio. El depósito de gasolina tiene la misma capacidad que la de un modelo convencional sin embargo gracias al gas tendrá unos 300 km añadidos de autonomía. Esta es una opción muy recomendable, limpia y eficaz.

⇒ En cuanto a la potencia del coche a elegir, en la mayoría de los coches sea cual sea su motor,  90 y 130 caballos son suficientes para afrontar el día a día, siempre que hablemos de coches pequeños o medianos. Si no sales mucho a carretera te vale con una cifra entre 70 y 90 CV. Si haces viajes, con 120 o 130 tu coche irá más que de sobra. Respecto a esto, hay que saber que no es lo mismo 100 CV diésel que 100 CV gasolina. Digamos que siempre hay que calcular un poco más si optamos por un motor de gasolina. Si has elegido una berlina, un todocamino, o un SUV grande calcula siempre un poco más pero olvídate de los 180 / 200 CV, nunca los aprovecharás y consumirá mucho más.

⇒ Si optas por un híbrido o eléctrico puedes también seguir estos consejos en cuanto a potencia.

 ➡ KM0 Y SEMINUEVO NO ES LO MISMO 

Un último consejo que te puede venir muy bien. Es muy probable que en tu concesionario haya modelos km0, pero ojo, que o te den gato por liebre. Un km0 es un vehículo que solo tendrá en su marcador muy pocos kilómetros, los que ha rodado para cambiarlo de sitio o llevarlo de un concesionario a otro. Es decir, menos de 30. Son coches que ya están matriculados pero no usados.

Por el contrario, los seminuevos, sí que están usados, tienen unos 2.000 km. No los confundas. Ambos se venden a precios muy interesantes pero, claro, no podrás elegir ni motor, ni equipamiento, ni color… Te lo llevas como está. Si tiene más de 2.000 km ya es un coche de segunda mano y por tanto el precio también tendrá que ser más ajustado.

-ACTUALIZADO 4/2/2019

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR

· ¿Por qué comprar un coche híbrido puede ser tu mejor opción?
· Doce tecnología que no pueden faltar en tu coche
· Como ahorrar al volante
· Lo que debes saber antes de comprar un automóvil usado a un particular
· Diez claves para sacar más dinero por tu coche usado

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies