≡ Menu
Más del 40 % de los consumidores no se plantea comprar un coche eléctrico thumbnail

Más del 40 % de los consumidores no se plantea comprar un coche eléctrico

Nuevos impuestos al diésel y más ayudas a la movilidad limpia.

Las nuevas políticas antidiésel de las administraciones han postergado a este combustible, que no hace mucho era el preferido por la mayoría de los usuarios a la hora de comprar un automóvil. Esta nueva tendencia ha llevado a que los modelos con motor de gasóleo hayan caído en picado en el mercado español en los últimos meses. Lejos quedan las cifras de ventas de décadas atrás en las que el 80 % de los automóviles que se vendían eran diésel. Ahora, y según los datos de Anfac de septiembre último, solo el 36,9 % de las nuevas matriculaciones correspondieron a variantes diésel, frente al 50 % de gasolina y 6,2 de híbridos y eléctricos.  

Estas políticas que culpabilizan a los motores diésel de la alta contaminación de nuestras ciudades han llevado al Gobierno español a subir los impuestos a este combustible. Un gravamen que supondrá unos 40 euros por cada 1.000 litros o lo que es lo mismo unos 3,3 euros mensuales de media por conductor. Una subida que le supondrá al Estado una recaudación de hasta 670 millones de euros.

El 30 % del impuesto al diesel irá a impulsar la movilidad limpia

Estas nuevas ayudas a la movilidad limpia tienen como objetivo retirar los vehículos más antiguos del parque automovilístico español, que actualmente supera los doce años, con el 30 % de este impuesto al diésel que debe revertir en ayudas a la movilidad eficiente.

Sin embargo, según una encuesta de Acierto.com, dos de cada cinco compradores no gastaría más para hacerse con un coche menos contaminante. Demostrando que la caída de ventas de los modelos diésel no se debe a una nueva conciencia ecológica del automovilista español sino las restricciones de las administraciones y ahora a los nuevos impuestos.

 Según una encuesta de Acierto.com, la caída de ventas de modelos diésel no se debe a la conciencia ecológica del comprador sino a las nuevas restricciones 

Asimismo, en esta encuesta se descubre que aún el 32 % de los hombres y el 44 % de las mujeres dice que desconoce que un coche diésel contamine más que uno de gasolina. La mayoría asegura que se decantó por un modelo de gasóleo porque le resulta más económico. Aunque actualmente esto ya no es así, puesto que el precio del combustible está prácticamente equiparado y los modelos diésel son unos 2.000 euros más caros que un gasolina similar además de tener que pagar una media de 600 euros más. No obstante, sí es verdad que aún consumen bastante menos que un modelo de gasolina. 

Frente a otras tecnologías para los vehículos, y según esa misma encuesta de Acierto.com, más del 40 % de los conductores no se ha planteado comprar un coche eléctrico, y solo el 21 % tendría en cuenta la sostenibilidad y el compromiso medioambiental a la hora de comprar un producto en general, incluido un automóvil.

¿SE AMORTIZA EL COCHE ELÉCTRICO?

Un problema con el que se encuentran los compradores de vehículos eléctricos es que el 92 % no llegan a amortizar su inversión sin las ayudas del Estado. De hecho es necesario recorrer hasta 220.000 kilómetros -de uso combinado durante los 11 años de vida útil que suelen tener- para recuperar el mayor precio de compra. Además, el precio de los seguros a todo riesgo sin franquicia para los automóviles eléctricos puede ser hasta un 28 % superior a sus homólogos de gasolina.

Esta diferencia podría justificarse en que los seguros de coche de los eléctricos no solo contemplan servicios destinados a responder a los problemas usuales de los coches, sino que también incluyen coberturas específicas como el robo del cable de recarga, por ejemplo.

Se trata de coches habitualmente más caros, algo directamente relacionado con el coste de las reparaciones, también superior; igual que las baterías y los cables de carga. Mapfre, Zurich Seguros, Línea Directa y Catalana Occidente son algunas de las aseguradoras que cuentan con este producto.  

COCHES VIEJOS, MÁS CONTAMINANTES Y MENOS SEGUROS

La contaminación no es el único problema que plantean los vehículos viejos. También la seguridad, ya que estos modelos carecen de los últimos avances en este sentido, como sí los equipan los vehículos de reciente matriculación. Así como un mayor riesgo de avería.

El problema de los coches viejos también tiene que ver con el mantenimiento, ya que estos deben revisarse más a menudo y cambiar ciertas piezas que los modelos nuevos no necesitan. No obstante, dos de cada cinco conductores decide postergar la sustitución de piezas claves del coche como frenos, amortiguadores, correa de la distribución…, por razones económicas o falta de tiempo.

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR


· Circular a 30 km/h aumentará la contaminación y ralentizará el tráfico
· Etiquetas medioambientales, todo lo que hay que saber
· El diésel necesita políticas menos alarmistas
· Híbrido, eléctrico, a gas… ¿Cuál es la mejor alternativa?

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies