≡ Menu
BMW Serie 2 Active Tourer thumbnail BMW-Serie-2-Active-Tourer

BMW Serie 2 Active Tourer

Cambio de tercio

BMW estrena con el Serie 2 Active Tourer un nuevo concepto de coche que hasta ahora no tenía en su gama. Se trata de un monovolumen al uso, es decir con un enfoque más familiar que deportivo, y con el que la marca alemana inaugura una saga de modelos con tracción delantera. Un modelo con el que BMW quiere llegar a otro tipo de público, más joven y más familiar.

En Motor y punto hemos tenido la oportunidad de probar la variante 218d, con el propulsor diesel de 150 CV, una opción ideal para un vehículo de estas característica con el que se afronta el día a día pero también se viaja con toda la familia.

Decimos que este Active Tourer es un BMW diferente porque en él prima por encima de todo la practicidad aunque, por supuesto, tiene ese puntito de deportividad que conlleva las siglas de la marca alemana.

Los cambios con el resto de la gama son bastante grandes y sobre todo el enfoque y por ello se ha incorporado la tracción delantera (hay que recordar que todos los BMW ofrecen tracción posterior o total) para un comportamiento más estable y menos agresivo.

El Serie 2 Active Tourer representa lo máximo en cuanto a cambios para la marca. Es el primer modelo de tracción delantera y también es el primer monovolumen compacto. Que el vehículo haya sido diseñado con tracción delantera es una gran ventaja para su conductor, porque ofrece una envidiable precisión de guiado.

GALERÍA DE IMÁGENES (Haz click sobre la foto para ampliar)

No obstante, pese a su diseño monovolumen, las señas de identidad son típicas de BMW, con la clásica parrilla, los grupos ópticos de LED y líneas muy depuradas. Tiene una longitud de 4.342 mm por una anchura de 1.800 y una altura de 1.555 y entre sus rivales tenemos que nombrar, sin duda, al Mercedes Clase B.

En el interior del Serie 2 Active Tourer encontramos un salpicadero diferente al del resto de modelos de BMW aunque no pierde el aire de familia. En el habitáculo se ofrece gran versatilidad y modularidad, con asientos traseros deslizantes, hasta 12 cm, en sentido longitudinal, y abatibles en tres partes.

En el Active Tourer también se ha trabajado para ofrecer un maletero grande con una capacidad de 468 litros, de los que 70 van escondidos bajo el piso. Dispone de un gran portón y de serie en toda la gama se abre eléctricamente, con la opción de apertura al pasar el pie por debajo del paragolpes.

A bordo, los pasajeros tienen una buena sensación de amplitud gracias a su techo elevado y los asientos también, lo que mejora la visibilidad. Nos ha gustado esta sensación y también la facilidad para entrar y salir del vehículo.

A los mandos hemos encontrado un vehículo ágil, con un comportamiento diferente a otros BMW pero muy estable y seguro. Esta versión 2.0 de 150 CV en diesel es muy interesante porque permite mover un vehículo como este, con sus cinco ocupantes y equipaje, con bastante soltura al pisar el acelerador. El motor sube muy bien de vueltas, se muestra elástico y ágil, y el único pero que le podemos poner es que sí se muestra ruidoso cuando apretamos con fuerza el acelerador.

El valor homologado es de 4,1 litros/100 km, una cifra realmente muy contenida para un modelo como este. En nuestra prueba, en la que hemos recorrido unos 1.100 km por todo tipo de carreteras, haciendo una conducción tranquila y suave, y cumpliendo en todo momento los límites de velocidad, hemos parado el consumo medio en 5 litros. Si se le exige un poco más al acelerador, la cifra puede subir hasta los 7 litros. Sea como fuere, en ambos casos son consumos muy lógicos para un vehículo de estas características.

Al contrario del resto de la gama, el Active Tourer está bien equipado desde su versión básica. Pero además, sobre cada nivel de equipamiento se puede enriquecer con packs especiales para personalizar el vehículo: Advantage, que incluye los faros de LED y el control de crucero, por 2.600 euros. Por encima, el pack Sport por 3.500 euros y que proporciona un comportamiento más deportivo. El Luxury, con un toque más lujoso y un precio de 4.300 euros, y por último, el M-Sport que ofrece la máxima deportividad estética y cuyo precio es de 5.400 euros.

El precio de partida del BMW Serie 2 Active Tourer es de 27.000 euros. Con el motor 218d, el precio arranca en los 30.450 euros.

DATOS TÉCNICOS
BMW Serie 2 Active Tourer 218d

Motor: Diésel. 4 Cilindros en línea. Inyección directa ‘common rail’.
Cilindrada: 1.995 c.c.
Potencia máxima: 150 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 330 / 1.750-2.250 rpm
Dimensiones (largo/ancho/alto): 4.342 / 1.800 / 1.555 mm
Distancia entre ejes: 2.670 mm
Capacidad del maletero: 468 litros
Cambio: Manual 6 marchas
Tracción: Delantera
Velocidad máxima: 208 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,9 segundos
Consumo medio homologado: 4,1 litros/100 km
Emisiones de CO2: 109 g/km
Precio: 30.450 euros.

Fotos: Carlos Cancela

ENLACES QUE TE PUEDEN INTERESAR
· Así es el BMW Serie 2 Active Tourer
· BMW Serie 2 Gran Tourer, hasta 7 plazas

Next post:

Previous post:

En nuestra página usamos tanto cookies propias como de terceros. Si continúas navegando por MyP es que estás de acuerdo. Tienes más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies